Proyectos nacionales

ISA: interoperabilidad socio asistencial de sistemas de información

El sistema socio-asistencial de los países más envejecidos está en un estado crítico desde el punto de vista de la sostenibilidad (envejecimiento de la población y recortes en los presupuestos). Para hacer sostenible al sistema en su conjunto es necesario optimizar los recursos que necesita y los servicios que ofrece.

El sistema socio-sanitario en España está formado por un gran número de organizaciones, tanto del ámbito público como del privado: sistemas sanitarios, agencias sociales públicas, asociaciones de pacientes, colectivos que brindan servicios, geriátricos, etc. Cada una de estas organizaciones brinda los servicios que necesitan las personas para desarrollar sus vidas y las de sus seres queridos de una manera confortable teniendo en cuenta parámetros de calidad y eficiencia.

La interoperabilidad es la habilidad de dos o más sistemas o componentes para intercambiar información y utilizar la información intercambiada. A medida que una organización incorpora aplicaciones/sistemas informáticos diferentes, se van formando lo que se conoce como “islas” de información, que terminan generando deficiencias en los servicios y bolsas de improductividad. La interoperabilidad consiste en el diseño y construcción de los puentes entre esas islas de información.

El proyecto ISA ha realizado un estudio de viabilidad sobre el desarrollo de un marco de interoperabilidad socio-sanitario de los sistemas de información de las diferentes organizaciones que brindan servicios a la población.

Durante la ejecución del proyecto se ha podido caracterizar la complejidad del sistema socio-sanitario, así como la cantidad de interrelaciones que existen entre las diferentes organizaciones tanto del ámbito público y privado que las conforman. Por otro lado, se han comprobado las tensiones que sufre el sistema debido a diferentes factores tanto endógenos como exógenos, y se ha determinado que el compartir información es un factor que puede permitir optimizar los recursos que se necesitan.

Se ha comprobado que aunque no existan vías automatizadas o en algunos casos protocolos, existen una gran cantidad de relaciones entre las organizaciones que conforman el sistema y éstas se sostienen gracias al buen hacer y al compromiso con los usuarios de las personas que pertenecen a cada organización, pero se ha podido determinar que es necesario realizar una sistematización en las relaciones que posibiliten crear causas que respeten las regulaciones que se aplican a cada uno de los intercambios de información.

Siendo la interoperabilidad la habilidad de dos o más sistemas o componentes para intercambiar información y utilizar la información intercambiada, es fundamental avanzar en ella para vertebrar el ecosistema SIVI. Con el avance tecnológico y la incorporación de tecnología por parte de las organizaciones que forman el ecosistema SIVI, se ha podido identificar la necesidad de crear los puentes entre las   diferentes “islas” de información. Porque, si no se comparte la información se generan deficiencias en los servicios y bolsas de improductividad que perjudican en la calidad y en la sostenibilidad del sistema

Por último, el consorcio que ha desarrollado este estudio piensa que un marco de interoperabilidad socio-sanitario proporcionará múltiples ventajas: fomentará la cooperación entre organizaciones prestadoras de servicios socio-asistenciales, aumentará la transparencia de los servicios prestados y posibilitará que el tejido empresarial, por ejemplo Pymes tecnológicas nacionales, generen productos socio-asistenciales fácilmente escalables que compitan en un mercado global.

El proyecto ISA es una iniciativa cofinanciada por la convocatoria de apoyo a Agrupaciones Empresariales Innovadoras del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, y gestionada a través del clúster SIVI (Soluciones para la Vida Independiente) de Castilla y León.



Valora este artículo
(0 votos)