Internacional

RURITAGE: regeneración rural a través de estrategias basadas en el patrimonio

El Proyecto RURITAGE establece un nuevo paradigma de regeneración rural basado en el patrimonio artístico con la idea de convertir las áreas elegidas en laboratorios de demostración de desarrollo sostenible mediante la mejora de su patrimonio cultural y natural.

El objetivo del proyecto es convertir el patrimonio en una prioridad dentro de las políticas nacionales, europeas e internacionales, mediante la replicación y la ampliación del paradigma de regeneración propuesto.

Basándose en investigaciones y experiencias anteriores, RURITAGE identifica seis áreas de innovación sistemática: peregrinación, producción local y sostenible de alimentos, migración, arte y festivales, resiliencia y gestión integrada del paisaje; y once temas transversales que representan las formas en que el patrimonio cultural actúa como motor de la regeneración de un área rural, y su desarrollo económico, social y ambiental.

A través del análisis de 14 ejemplos seleccionados en Europa, y de cómo interactúan con las áreas de innovación seleccionadas y los temas transversales, el proyecto RURITAGE apoyará la creación conjunta y la implementación de estrategias de regeneración lideradas por el patrimonio en seis replicadores. Veinte centros de patrimonio rural y un centro de patrimonio rural digital, establecidos en cada modelo, involucrarán a los actores locales en el diseño de las estrategias, asegurando un enfoque colectivo en la gestión, responsabilidad y propiedad del patrimonio cultural.

CARTIF lidera la monitorización y los procedimientos de evaluación y se encarga de:

  • Proveer evidencias cuantificables del papel potencial del patrimonio cultural y natural como motor del crecimiento sostenible.
  • Monitorizar el rendimiento de los esquemas de regeneración implementados en las seis áreas de innovación seleccionadas a través de indicadores de rendimiento o KPI’s.
  • Realizar la regeneración liderada por el patrimonio a través de la implementación de un enfoque holístico basado en sistemas dinámicos
  • Contribuir para crear un sentido de propiedad del patrimonio cultural y natural desarrollando un enfoque de co-monitorización participativo.

CARTIF se encuentra entre los 40 socios que forman el consorcio de este proyecto, liderado por la Universidad de Bolonia, procedentes de Italia, España, Francia, Reino Unido, Alemania, Finlandia, Noruega Polonia, Países Bajos, Colombia, Hungría, Eslovenia, Grecia, Islandia, Rumanía, Austria, Brasil, Turquía y Chile. El proyecto, dotado con un presupuesto de 10 millones de euros, ganó la convocatoria H2020 ‘SC5-21-2016-2017: patrimonio cultural como motor del crecimiento sostenible’.

Valora este artículo
(0 votos)