Internacional

LOWUP: revalorización de fuentes de energía de baja calidad para edificios

En la iniciativa europea ‘Energía segura, limpia y eficiente’ se afirma que los hitos más importantes para lograr una transformación en estos campos son los objetivos de Europa en energía y clima para 2030: al menos una reducción del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con 1990; al menos un 27% de la cuota de energía renovable consumida en la UE y al menos un 27% de mejora de la eficiencia energética y un objetivo de interconexión eléctrica del 10%.

Partiendo de esta base, el proyecto LowUP tiene una doble estrategia: por un lado, abordar los anteriores objetivos y los desafíos climáticos con un proyecto de 42 meses de duración en el que la innovación será la actividad principal; por otro lado, presentar con éxito diferentes soluciones tecnológicas que permitan la participación de fuentes de energía térmica de baja calidad en la transición energética, así como mejorar la eficiencia de los sistemas de baja exergía  (capacidad de generar trabajo útil que tiene una fuente de energía) en Europa, no solo a nivel de edificios, sino también en aplicaciones industriales.

Dentro del proyecto LowUP se desarrollarán y demostrarán en un entorno relevante tres sistemas de calefacción y refrigeración diferentes:

  • HEAT-LowUP: sistema de calefacción de baja exergía (calidad de la energía) alimentado directamente por energía solar y recuperación de calor procedente de aguas residuales
  • COOL-LowUP: sistema de refrigeración de baja exergía (calidad de la energía) alimentado por fuentes de energía gratuitas
  • HP-LowUP: concepto de recuperación y revalorización de calores residuales a través de una bomba de calor).

Los dos primeros sistemas se centran en el uso racional y eficiente de las fuentes de energía de bajo valor para la aplicación directa en sistemas terminales de baja exergía para la calefacción y refrigeración de edificios, mientras que el tercero se enfoca hacia el aprovechamiento de energía residual de baja temperatura perdida en los procesos industriales, a través de su reconversión en calor útil que pueda ser reintroducido en el proceso.

El proyecto se llevará a cabo en el laboratorio térmico de la empresa Acciona ubicado en Sevilla (España), donde se emularán diferentes casos reales como el proceso industrial de una planta de tratamiento de agua, una fábrica de automóviles o una residencia de ancianos.

CARTIF se encargará de coordinar el desarrollo de las soluciones de calefacción y refrigeración de bajo valor energético, así como de la mejora de conceptos y diseños a través de tareas de técnicas de modelización y simulación, la creación de soluciones de automatización y control integradas en los edificios, y el desarrollo del Análisis del Ciclo de Vida (ACV).

Valora este artículo
(0 votos)