El sistema SH Buildings permitirá reducir un 50% el coste de la gestión del patrimonio histórico

02 julio 2015

Optimizar la gestión y la conservación preventiva del patrimonio histórico-artístico era el objetivo principal del proyecto SHBuildings. Los tres años de trabajo de los socios (CARTIF,  AIDIMA, TECNALIA,  NOBATEK,  Universidad Nova de Lisboa y Santa María la Real) han permitido desarrollar un sistema que, de aplicarse de manera extensiva, sería capaz de disminuir los 70.000 M€ anuales que Europa destina a tareas de mantenimiento y conservación, energía, seguridad, reparaciones, tratamientos, y gestión en general de su patrimonio histórico-artístico.

Del mismo modo, supondría una reducción de hasta un 40% de las emisiones de CO2 a la atmósfera que derivan del uso de energía de las construcciones históricas sobre el conjunto del parque edificado.

La elevadísima cifra, valorada por los expertos sobre casos concretos y los porcentajes aproximados que los países destinan a este fin respecto al PIB, da cuenta de las dificultades de eficacia en la gestión y mantenimiento por las dimensiones de las edificaciones y la alta especialización que requieren las intervenciones en su práctica totalidad.

El sistema SH Buildings actúa de manera preventiva, vigilando el edificio en tiempo real, y proporcionando información con tiempo para evitar degradaciones irreversibles. Los edificios son sensorizados previamente, una plataforma controla el conjunto de sensores -que transmiten los datos de forma inalámbrica-  y procesa la información mediante algoritmos. De esta manera se controla la iluminación y el paso de personas, o las grietas de la edificación con acelerómetros y fisurómetros.

Con el mismo sistema, se detectan agentes xilófagos, como termitas o carcoma, y se captan los niveles de dióxido de carbono, temperatura y humedad para evitar hongos de pudrición en la madera que podrían deteriorar rápidamente retablos, artesonado y otras piezas de incalculable valor.

Aplicando el sistema,  se incrementa la conservación preventiva del patrimonio, se mejora la eficiencia energética, se establece un riguroso control de visitas, y se protegen los edificios y las obras que contienen de expolios, robos y actos vandálicos.

Finalmente, cada edificio se analiza para adaptar el sistema al entorno, de tal forma que el conjunto de dispositivos junto con la gestión que proporciona la programación, determina un sistema integral de atención al patrimonio.

El sistema SHBuildings ha sido validado durante tres años en la Catedral de Palencia, la Ermita de Roriz en Portugal, y el Museo Vasco de Bayona en Francia, completando un desarrollo en línea con las políticas de la Unión Europea para el Horizonte 2020.

Par ver cómo funciona el sistema SHBuildings, puede seguir este enlace

Valora este artículo
(0 votos)