Comunicación

Comienza la instalación de sensores para medir la calidad del aire en Salamanca

07 octubre 2011
El equipo de Cartif con el concejal salmantino delante de una de las motas El equipo de Cartif con el concejal salmantino delante de una de las motas

Dentro de la segunda fase del proyecto RESCATAME liderado por Cartif.

El concejal de Medio Ambiente del consistorio salmantino, Emilio Arroita, acompañado de la directora de Gestión de la División de Medio Ambiente de Cartif, Dolores Hidalgo, han colocado esta mañana parte de los 35 sensores de medición de la calidad del aire, denominados "motas", que se instalarán en Salamanca. En concreto, ha explicado el concejal,  se instalarán 10 motas en la calle Álvaro Gil y 25 en la Avenida de Los Cipreses.

La colocación de las motas se realiza después de varios meses de trabajo en los que se ha recopilado información sobre la meteorología en la zona, concentraciones de fondo de los contaminantes, señalización de tráfico y flujo de tráfico. De los estudios realizados en estos meses se ha llegado a interesantes conclusiones como que las concentraciones más elevadas de óxidos de nitrógeno se dan en los meses más calurosos y que cuando hay niveles altos de dióxido de nitrógeno no hay niveles altos de ozono. Asimismo, ha subrayado el concejal de Medio Ambiente, el estudio demuestra que ninguno de los contaminantes estudiados, en ninguno de los casos, supera el valor límite establecido por la legislación vigente.

Una vez que concluya la fase de medición de las "motas" continuarán desarrollándose las fases incluidas en el proyecto y se estará en condiciones de seleccionar los mecanismos de control de tráfico más viables y adecuados a la ciudad de Salamanca.

Esta actuación corresponde a una de las fases incluidas en el citado proyecto, con la idea de dar un paso más en el control de la contaminación atmosférica originada por el tráfico rodado. Aunque la ciudad ya tiene unos niveles de contaminación bajos, y dentro de los límites de la legislación nacional y europea, este proyecto pretende contribuir a establecer la relación existente entre tráfico rodado y la contaminación del aire en la ciudad de Salamanca.

Emilio Arroita ha recordado que el alma del proyecto es una red de sensores ubicados en puntos estratégicos de Salamanca que permiten recoger información relevante relativa al tráfico y a los niveles de contaminación que éste genera, para que a través de modelos informáticos, pueda realizar predicciones de niveles de contaminación en tiempo real, calcular los efectos de posibles escenarios de regulación del tráfico, y realizar un ajuste entre medidas tomadas para el control del tráfico y reducción de los niveles de contaminación alcanzados.

 

Valora este artículo
(0 votos)