Comunicación

El equipo de SHCity estudia replicar su sistema en otros conjuntos históricos

22 junio 2018

El reto del proyecto SHCity (Smart Heritage City) es mejorar la gestión y conservación de cascos históricos en Europa, así como facilitar su dinamización turística mediante el desarrollo de una solución tecnológica específica. Tras dos años de desarrollo de soluciones tecnológicas en Ávila, con excelentes resultados, llega el momento de estudiar aquellas que pueden extrapolarse a otros conjuntos históricos europeos.

Cascais en Portugal, Saint-Émilion en Francia y Ribaroja y Baeza en España son las cuatro ciudades en las que se ha iniciado el análisis de la posible replicabilidad del proyecto. Durante la última reunión de trabajo del consorcio, celebrada esta semana en CARTIF, se han puesto en común los informes de las visitas técnicas realizadas a estas cuatro ciudades.

Para conseguir estos resultados, desde 2016 se han instalado en Ávila 230 sensores y dispositivos para controlar una veintena de parámetros ambientales, estructurales, relacionados con la seguridad, el consumo energético y el flujo de visitantes.

Los datos recogidos por los sensores se sumarán a los derivados de otros sistemas ya existentes, generando un flujo de información de más de 1.000 datos por hora, que facilitará el trabajo de los gestores, mejorando el diagnóstico y la toma de decisiones, mediante un conocimiento más preciso de los edificios y su entorno. En este momento se está terminando la fase de pruebas para que el almacenamiento y visualización de los datos recogidos por todos los sistemas de monitorización tenga una gestión única y para que la previsualización pueda realizarse sobre un modelo 3D urbano.

SHCity contempla también el desarrollo de una aplicación destinada a turistas, que aprovechará la información captada por los sistemas de monitorización y le dará un enfoque más divulgativo, orientado a concienciar a los visitantes y a la sociedad en general de la importancia de preservar adecuadamente el patrimonio. La app está en su fase final y permitirá al usuario generar rutas personalizadas para recorrer la ciudad adaptadas a diferentes perfiles o criterios de búsqueda.

Otro aspecto importante del proyecto es el relacionado con la seguridad, del que ha ocupado el equipo de investigadores de CARTIF. En concreto, la digitalización 3D para evaluación de posibles pérdidas de material en la muralla, el fotomodelado 3D para crear copias de seguridad digitales de piezas o zonas de gran interés, el análisis de imágenes para valorar la evolución de grietas en muros de forma rápida y a bajo coste y la simulación avanzada por ordenador de condiciones de riesgo.

Valora este artículo
(0 votos)