Comunicación

Principales retos de CARTIF en economía circular y gestión sostenible

29 diciembre 2017

En 2017, un numeroso grupo de proyectos en CARTIF han arrancado con el objetivo de gestionar de manera sostenible los recursos y maximizar su eficiencia, para que permanezcan el mayor tiempo posible en el ciclo productivo y reducir así la generación de residuos.

En el campo de la gestión de los recursos hídricos, han comenzado tres proyectos. El primero de ellos, el Life LEACHLESS, está trabajando en el desarrollo de un innovador tratamiento de lixiviados, reduciendo de la manera más eficiente posible el impacto medioambiental del proceso. El proyecto Aquamundam, que acaba de comenzar, fomentará la protección ambiental a través de la mejora en la gestión del ciclo integral del agua en espacios transfronterizos. Por último, el proyecto Life ALCHEMIA desarrollará un proceso sostenible para eliminar el 75% de la radiactividad del agua para el consumo humano y reducirá la huella de carbono y la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En el ámbito de la movilidad eléctrica y sostenible, arrancan dos nuevos proyectos. Por un lado, el proyecto URBAN AIR propone mejorar la movilidad eléctrica fomentando el uso de la bicicleta eléctrica recargada con energía fotovoltaica en las ciudades universitarias de Valladolid (España) y Covilhã (Portugal). Por su parte, el proyecto Life GYSTRA pretende poner en marcha una nueva política de movilidad sostenible, mediante la identificación de los vehículos altamente contaminantes, culpables de casi el 60% de las emisiones totales en las ciudades. Se desarrollarán dos modelos dependiendo el tipo de usuario; un modelo público dirigido a entidades públicas con poder legislativo, para reducir hasta un 20% las emisiones de tráfico a través de la identificación de emisores altos, notificación y reparación; y un modelo de flota, dirigido a flotas privadas o controladas para reducir hasta el 20% de sus emisiones y entre el 3% y el 5% del consumo de combustible.

Con el fin de fomentar la economía circular, surgen tres proyectos que van a revalorizar residuos muy distintos entre sí. En primer lugar, el proyecto BIOMOTIVE pretende validar, a escala industrial, los polímeros biológicos en la producción de fascias interiores y/o tirados de puerta de automóviles, espumas para la producción de asientos con base biológica y la fibra regenerada para producir textil de base biológica para cubrir los asientos de los vehículos. Con ello se reducirá el consumo de energía primaria y la emisión de gases de efecto invernadero en más de un 50%. El proyecto Life ALGAECAN pretende reducir el impacto ambiental y el gasto económico del procesamiento de frutas y hortalizas. Para ello, diseñará una planta de demostración de un modelo de tratamiento sostenible de aguas residuales, a través del cultivo rentable de microalgas heterótrofas. Por último, el proyecto Life REFIBRE, promoverá la gestión integrada de los residuos plásticos reforzados con fibra de vidrio (PRFV) que conforman las palas de los aerogeneradores una vez finalizada su vida útil. Esto permitirá promover su reciclabilidad completa por un lado, y por otro, dotar de un segundo ciclo de vida para una aplicación de alto valor añadido: su incorporación al aglomerado asfáltico.

Valora este artículo
(0 votos)